SEGUIR ESTE BLOG

CON CARIÑO PARA TI.

lunes, 25 de septiembre de 2017

CARTA DE UNA MUJER DECEPCIONADA...EL DÍA MÁS TRISTE DE MI VIDA.


Es lamentable todo lo que en nuestra historia sucedió, te ofrecí mi vida entera te di mi tiempo, mi libertad, mis sueños, mis alegrías. Viví momentos inolvidables a tu lado pero hoy me voy de tu vida llena de dolor y desilusión, al saber que jugaste con mis sentimientos, al saber que cinco años para ti no significaron más que la burla hacia mi persona y la tenacidad necesaria para ayudarte a lograr tus sueños económicos.
Me costó mucho trabajo aceptar que era realmente cierto, que la mitad de ese tiempo que compartiste conmigo lo compartías con otra persona, que tu amor era compartido, que tu cuerpo también lo era. Muchas veces te pregunté si existiría alguien más que tú, siempre contestaste que "no". Hasta que llamó aquella noche, esa mujer con la que compartías tu amor me llamó de tu propio teléfono para decirme que estabas en su cama y en sus brazos, y se me estremece el cuerpo al recordar tan cruel decepción.
Tú eras como mi dios, eras la ilusión. Muchas veces te dije que me iría de tu lado, que me apartaría para siempre de tu vida y no podía cumplirlo por el amor que yo siento por ti, pero hoy hace un mes que tuve la voluntad de sanar mis heridas, alejarme de ti después de todo lo que me hiciste, de apartarme de un mundo que yo formé a tu lado.

Hoy me siento en paz conmigo misma y con todo lo que te di, orgullosa de ser una mujer en toda la extensión de la palabra. Te devuelvo la parte del amor compartido que me dabas pues debes entregárselo por completo a la persona que tiene la otra mitad. El tiempo cura las heridas y cobra las facturas completas.

Te amé con locura, con pasión, con deseo, con ternura, te procuré. Te acepté tal y como eras, te abrí las puertas de mi casa, y hoy solo queda el vacío, aun y con todas las humillaciones que me hiciste con tus desprecios el tiempo será mi único aliado. Hoy sano mis heridas, sano mi vida y me voy de tu vida orgullosa de cuanto te di, no tengo nada que perdonarte aunque tú no conoces esa palabra. Gracias por los hermosos momentos y gracias por haber sido mi gran amor y me despido de ti para siempre aunque hoy sea el día más triste de mi vida.

Debemos saber que no todo el mundo llegara a nuestro futuro. Algunas personas solo están de paso para darnos lecciones y enseñarnos  la belleza de la vida y del amor, pero también lo difícil y triste del desamor...Es la parte dura de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario