CON CARIÑO PARA TI.

martes, 13 de marzo de 2018

CARTA DE MARIELA...GRACIAS POR TU TRAICIÓN, GRACIAS POR TUS ENGAÑOS, PORQUE ME HICIERON CRECER Y YA NO VOLVERÉ A SUFRIR.


Hola, después de tanto tiempo que juré no volver a hablarte o escribirte aquí me encuentro, escribiéndote este carta y dándome cuenta que aún me tiembla el pulso al pensar en ti. Pero el motivo del mail no es el mismo que el de otros. No te escribo para decir que aún te amo ni para decir todo el rencor que te guardo, porque sinceramente ya no siento ninguna de esas dos cosas.

Quería expresarte lo que sentí al cruzarte en la calle hace un par de semanas. ¡Al mirarte a los ojos aquel instante me quedé helada! y solo se me cruzó por mi cabeza una palabra... ¡Gracias! Gracias por haberme hecho esta persona que soy ahora. Por haberme hecho más segura, más inteligente, más sensible... Menos inocente. Gracias por haberme enseñado que los cuentos de amor de princesas y príncipes son solo eso, cuentos.

Me enseñaste que en la vida hay personas buenas, pero también personas malas que se disfrazan de buenas. Gracias por haberme enseñado que decir te amo, no son palabras sagradas, que son palabras que cualquiera puede decir, pero no todos podemos sentir.

Me enseñaste a que por más que yo le abra a alguien las puertas de mi casa, de mi familia, de mi corazón, de mi cama, de mi vida, no quiere decir que esa persona me las abra a mí también.

Gracias por haberme dicho mirándome a los ojos que me amabas, que nunca me engañaste, que yo era la mujer de tú vida con la que querías tener hijos... En fin, gracias por tantas mentiras. Aprendí que de bellas palabras se enamoran las mujeres y que de esa forma es fácil llevarlas a la cama. Aprendí a ya no enamorarme de palabras sino de hechos. Gracias por todas las veces que me culpaste por nuestra relación y por el aborto.

Ahora sé que yo hice todo lo que estaba a mi alcance por buscar lo mejor para todos y creo que lo logré. Mirando atrás, puedo decir que el año pasado me trajo más cosas malas que buenas pero también fue el año que más crecí. Me di cuenta de lo mucho que me desvalorizaba y lo mucho que me desvalorizaron... Y ya no soy aquella nena inocente que se creía todo lo que le decían.
Cuando te crucé en la calle al ver tus ojos ya no vi a aquel chico dulce del que hace un año me enamoré... Dentro de tus ojos solo vi un gran vacío y me di cuenta de que estaba enamorada de una ilusión, de una mentira, de un cuento, de una máscara. Pero no te culpo por eso, al contrario, te agradezco porque la desilusión me genera más ganas de conocer a una persona verdadera que me devuelva todo lo que yo le doy, sin tantas palabras y con más hechos.

Creo que ya te dije todo lo que sentí realmente necesitaba desahogarme, espero no haber sido mucha molestia. Finalmente gracias por haber sido el mayor error y la mejor lección. Tantas lágrimas no fueron en vano

Mariela.

Dios está por encima de ti para bendecirte, abajo para sostenerte, delante para orientarte, detrás para protegerte, a  tu lado para apoyarte.

Todo en la vida es temporal. Si las cosas están saliendo bien disfrútalo, porque nada dura para siempre. Si las cosas están saliendo mal, no te preocupes, tampoco será por siempre.
Entrega tu corazón solo a quien te haga reír y seque tus lágrimas. A quien te abrace fuerte, te vea fallar y te sostenga con vigor. A quien comparta tus éxitos y apoye tus sueños. Nunca se lo des, a quien solo busca la piel...
No te apures, todo después de un tiempo te deja de doler o te deja de importar.
Es de héroes sonreír con el corazón destruido, fracasar mil veces y aun así seguir luchando.
La risa vendrá con la mañana, para los que lloran con la noche...
Vive con las ilusiones por el cielo, pero con los pies en la tierra.
Amate tanto que no necesites convencer a alguien para quedarse, perder a quien amamos duele muchísimo, pero perder la dignidad en el intento de retenerlo, genera daños profundos.
Dejar ir a quien se quiere marchar es lo más inteligente, porque aunque duela en el momento, el corazón se ira recomponiendo poco a poco.
Y de repente llega alguien a quien le gustas tal cual eres y te das cuenta que todas las desilusiones anteriores han valido la pena.
Deja que el tiempo ponga todo en su lugar.


Un mal capítulo no es el fin de la historia.
Si no pierdes el miedo a perder seguirás perdiendo.
Las oportunidades también tienen fecha de vencimiento, aprovéchalas nada más que se presenten.
Cada dolor nos hace más fuerte, cada traición más inteligente, cada desilusión más hábil y cada experiencia nos da más sabiduría. Así funciona el amor y así funciona la vida...

2 comentarios:

  1. Qué hermosa carta, me hizo llorar porque yo viví una situación parecida.....

    ResponderEliminar
  2. Cómo la puedo descargar? Disculpen mí ignorancia

    ResponderEliminar

Google+ Badge