CON CARIÑO PARA TI.

sábado, 5 de mayo de 2012

CARTA A MI MADRE QUE ESTÁ EN EL CIELO.



MADRE MÍA.
Sé, madre mía donde estás, allá, tan alto,
en donde nadie puede incomodarte,
en donde nadie te hace daño,
allá tan alto, tan alto donde esta sólo lo bello
Donde está la luna, el sol y las estrellas,
allá donde está… el mismo Dios,
Pero dime madre mía… ¿qué haces?
Porque tú, quieta, nunca pudiste estar,
¿Acaso bailas algún vals
con algún ángel galán?
o tal vez limpias las estrellas
o ayudas a pintar los colores del arco iris;
Y dime, ¿ya sabes como esta creciendo
tu familia? Pero qué pregunto… si tú
Lo sabes siempre todo, me conoces
Sabes como pienso, lo que siento.
Por eso madre…
ven e inclina tu oído
quisiera decirte algo,
Perdóname…
Sí, quisiera pedirte perdón,
perdón, por no abrazarte lo suficiente
Cuando te tuve cerca,
Por no decirte que te amaba
Cuando te acongojabas,
Por no limpiar tus lágrimas
Cuando por mí llorabas
Y…
Perdón por mi egoísmo,
Madre mía
Porque aún sabiendo que estas con Dios,
Quisiera que estés conmigo.
Te ama por siempre;
Atte.
Tu hija 
Colaboración de Maribel Renella
Ecuador


A mi madre querida.
Hoy día pienso en ti, mi madre querida, es el día que cumples un año más y agradezco al señor creador, quien hizo a una mujer como tu, cariñosa, amorosa, emprendedora, luchadora, porque así te envío a la tierra Dios, mi madre querida.


Tus ojos violeta madre, reflejan el azul marino del más hermoso lago, tú cabello claro y con reflejos, como los destellos que irradia la hermosa luna, tu piel blanca mamá, como copos de nieve, de los picos más inmensos del mundo.


Tu sonrisa madre, jamás vista por nadie, tu nariz perfilada, tu boca pintada en tu inocente rostro madre, que ningún hijo podrá olvidar, porque, solo como tú, no habrá ninguna otra madre.


Sabes quiero decirte gracias mamá, por haber existido, por haberme guiado, cuidado y protegido, madre eres mi hada madrina, de esos cuentos mágicos, que me contabas, cuando era un niño, te doy las gracias por tu dulzura, abrazos, bendiciones, que cada noche me dabas, cuando los dos juntos rezábamos a Dios antes de acostarme y yo me ponía a soñar mamá.


En el día de hoy madre, más que nunca, me acuerdo de ti, porque cumples un año de tu partida a la dimensión desconocida, donde se pierde la línea del horizonte, madre querida, le agradezco a la vida por haberte tenido, fuiste, eres y siempre serás mi ejemplo, tu nombre será imborrable en mi mente y en mi corazón.


Madre donde quiera que estés bendíceme, cuídame, que acá en la tierra tienes un hijo, quien te amara por siempre, mi querida y hermosa mamá, quien se llevó parte de mi y yo me quede acá en la tierra, con el hermoso recuerdo y con un ángel como tú mamá.


Madre un año más en que te fuiste, que volaste como una extraordinaria paloma blanca, hacia la dirección donde se esconden las nubes; mamá te llevaré siempre en mis recuerdos, y en el día tras día, donde me toque luchar, por lo que anhelo en esta vida.


Madre querida se que no te haz ido por completo, ya que, siempre veo tu luz, siento tu voz y tu presencia, que estará mas allá de una fotografía, mamá donde quiera que te encuentres vigila mis sueños por favor, hoy día más que nunca, miraré las estrellas y la que brille en mi rostro, se que en ese brillo estarás tú, mi querida madre, dándome como siempre tu santa bendición.

Pablo Enrique Gutiérrez Yépez
Venezuela

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias por dejar la huella de tu penamiento...
      Gracias por estar aquí y compartir.
      En este día de la madre que se aproxima...
      Deseo un maravilloso, feliz y bendecido día..
      y no solo este día sino por siempre.

      Eliminar