CON CARIÑO PARA TI.

domingo, 11 de diciembre de 2011

CARTA DE JOHANA K. SI QUIERES AVANZAR, PON ATENCIÓN A LAS ENSEÑANZAS DE LA VIDA



 Suerte
“Muchas veces los hombres se quejan por su suerte, y no se dan cuenta que son ellos quienes crean su propia suerte”
Eso lo aprendí hace algunos años, cuando mi familia casi se acaba, y lo aprendí de la forma más dura porque creo que para nadie es fácil mirar a las personas que uno más ama agrediéndose, física y psicológicamente.
Así aprendí que muchas cosas no pasaban solo por que sí, sino porque alguien hacía algo que generaba una reacción tanto en la persona que hacía la acción, como en el resto de las personas de mi familia.
Si bien es cierto, era pequeña y no tenía todavía la capacidad de tomar decisiones grandes, ahora lo pienso y veo que todo lo que nos pasa es consecuencia de nuestros actos, incluso escuchaba alguna vez que hasta las enfermedades se la busca uno mismo, no sé hasta que punto sea cierto, pero si estoy segura que nosotros podemos cambiar nuestra suerte.

• “Lo que resiste, persiste

Cuando alguien te hace daño y lo sigues trayendo contigo, te sigue lastimando.
No se hasta que punto esté en lo correcto, pero yo creo que esto sucede más en los casos amorosos, y lo digo porque a mi me pasó, pero afortunadamente pude superarlo.
Es difícil entender si es el miedo o la costumbre, lo cierto es que cuando uno se aferra a algo, o peor aun a alguien, tu vida se ve afectada.
Yo me aferré a un amor, no sé ni porqué, era una relación rara, casi nunca nos veíamos, casi nunca hablábamos y sin embargo yo sentía que no podría seguir sin él.
Cuando la relación estaba a punto de terminar me di cuenta de que mi miedo era tonto, porque sentía que si me dejaba me sentiría sola y ya no podría encontrar alguien para mí.
Afortunadamente, aunque durante esa relación casi lo olvido, uno es dueño de su propio destino, si yo quería seguir sufriendo callada lo hacía, si quería darme la oportunidad de un nuevo comienzo lo hacía.
Y esa fue mi decisión, dejé lo que me hizo sentir “segura” y a la vez me lastimaba para buscar lo que hoy me hace feliz.


• ¿Qué debe cambiar?

Pensamos en cambiar el mundo, a las personas, las circunstancias de la vida... ¿Qué es lo más importante?

Este es uno de los defectos más grandes que tenemos los seres humanos, siempre estamos prestos para criticar a los demás, para juzgarlos, para ordenar, para exigir, pero se nos olvida que también estamos nosotros.

Todos aspiramos a un cambio, y en muchos aspectos diferentes, pero el cambio más importante es el que viene de nosotros mismos.
Es realmente difícil manejarse con este concepto, pero no es imposible, lo digo con experiencia.
Si no fuera posible, mi madre y yo seguiríamos llevándonos como perros y gatos, que era la forma en la que nos llevábamos hace años, pero ahora somos muy buenas amigas, claro que a veces tenemos discrepancias, pero ahora se como manejarlas.
Nos costó mucho trabajo pero lo hicimos, no porque le haya exigido a ella que cambie sino porque me di cuenta que si yo era parte del problema también era parte de la solución, así empecé a cambiar de actitud y todo empezó a funcionar mejor.


• ¿Cuál es el sentido de la vida?

El sentido de la vida, ¡qué cosa tan difícil de pensar! Me han pasado muchas cosas que me han hecho pensar en el sentido de mi vida, pero hay dos hechos que son los más significativos.
El primero, cuando mi nana era pequeña y la atropellaron, no le pasó nada, pero sentí que se me iba la vida y me puse a pensar en las cosas que hice con ella, lo que quise decirle y nunca lo hice, lo que ella me pidió e ignoré, y cosas por el estilo, que me hicieron sentir inútil, luego de eso cambié mucho y hoy compartimos casi todo.
El segundo fue menos trágico, era una presentación en el ágora de la Casa de la Cultura, y los invitados de honor eran niños con capacidades especiales.
Al final de la presentación bailamos con el público, uno de mis compañeros le colocó un poncho a uno de los niños y lo hizo bailar, él estaba tan emocionado, era la sonrisa más sincera y conmovedora que había visto.
Cuando me acerqué y me abrazó me emocionó muchísimo.
Puedo estar equivocada, pero creo que el sentido de la vida lo entiendes cuando te sientes bien contigo mismo, y en mi caso, nada tiene que ver con el dinero o las cosas materiales.
Para mí, el sentido de la vida está en dar felicidad de forma desinteresada a los demás, no es necesario hacerlo en grandes magnitudes.


Las cosas grandes empiezan de una pequeña, y en ser capaz de admirar la grandeza de las cosas aparentemente insignificantes, no solo de las personas, sino de toda la naturaleza, de todo lo que genera emoción en nosotros.

 Si el presente fuera el pasado

Si el presente fuera pasado, pensamos en tantas cosas pero olvidamos que el pasado es pasado y que no es donde se quedan las cosas malas que tratamos de evitar en el presente, sino una parte de nuestra vida, que para bien o para mal ha forjado parte de nuestra vida, nos ha hecho lo que somos ahora.
Si el pasado fue bueno, entonces seguiremos manteniendo las cosas buenas porque nos hicieron sentir bien, si el pasado no fue tan bueno nos obliga a analizar ciertas cosas que ocurrieron y que ahora debemos evitar, y si el pasado fue malo pues nos obliga a cambiar ahora.
Tratemos de vivir un buen presente, para que en el futuro tengamos los recuerdos de un bonito pasado.


 Amar es una actitud interior
El amor es uno de los aspectos más difíciles de entender para todos. Y es que a pesar de que los grandes poetas han escrito miles y miles de poemas, versos y canciones al amor, pasa que la realidad es otra.
¿Quién dijo que amar es fácil? El amor es algo maravilloso y por eso debe ser difícil, porque las grandes cosas, las que realmente son importantes, requieren de grandes sacrificios para que de verdad valgan la pena.
Si uno quiere ser un buen guitarrista no basta con tener la mejor guitarra, es necesario aprender a tocarla. Lo mismo pasa con el amor, no es necesario tener la persona a quien se ama, sino que hay que aprender a amarla, no es fácil, por eso también se dice por ahí que el verdadero amor nace del trato, y es lógico porque uno no ama lo que no conoce y tampoco puede dar lo que no tiene.
Si no conozco las virtudes de una persona no podré amarla, pero eso tampoco quiere decir que por sus defectos dejaré de amarla, el amor es también aceptación, y si no me acepto a mi mismo tampoco podré aceptar a las otras personas.
El amor es un arte, por eso es tan difícil de manejarlo, pero no hay cosa más linda que estar enamorado.

Colaboración de Johana K

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Badge