CON CARIÑO PARA TI.

domingo, 13 de septiembre de 2015

CARTA DE UN PADRE A SU HIJA Y DECEPCIONES DE LA VIDA Y EL AMOR...


 Carta que un amigo le envió a su hija y, que por su amistad de muchos años me hizo llegar, con la intención de intercambiar ideas al respecto. Y es que a veces pasan cosas que nos hacen sentir mal, la peor es una decepción.

Cada ser humano es diferente, cada quien tiene sus motivaciones, sus reacciones, posee sus sentimientos y asume sus responsabilidades totalmente distintas, lo que determina si tendremos cortas o numerosas decepciones. La vida es eso, es tropezar y caer… y volver a levantarse, es la perenne enseñanza y alcance de la dinámica existencial con su entorno y con uno mismo.


“Querida hija, jamás el ser humano se siente peor que cuando lo decepciona alguien de su naturaleza íntima. ¿Sabes por qué? Porque hay personas a las que no debes decepcionar: a tus padres, a tus amigos, a Dios, pero; muy especialmente no debes decepcionarte a ti misma. Porque tal vez no seas la mejor persona del mundo, que ha cometido errores, que ha tenido tropiezos y fracasos, pero eres única, original, incipiente con la suficiente capacidad para aprender que eres parte de esta vida, que no debes ser tan prepotente para llegar a sentirte decepcionada de ti misma y mucho menos perder la Fe en tu Padre, que siempre trata de orientarte en lo que puede y busca cariño y comprensión, pero que por tu juventud no lo aceptas.” 


 Hay personas a las cuales puedes querer con todo tu corazón, las quieres tal y como son, pero hay ocasiones en las cuales te pueden decepcionar, pueden no ser lo que siempre creíste, pudiese haberse creado una imagen que no era, eso no importa porque sigues queriendo a esa persona tal y como es, con sus virtudes, con sus errores, por lo que son…

A veces hay cosas que nos pueden hacer sentir mal, a mí lo que 

me hace sentir peor es una decepción. Ahí personas a las cuales 

puedes querer con todo tu corazón, las quieres tal y como son 

pero hay ocasiones en las cuales te pueden decepcionar, pueden

no ser lo que siempre creíste, pudiese haberte creado una 

imagen que no era pero eso no importa porque sigues 

queriendo a esa persona tal y como es, con sus virtudes, 

con sus errores, por lo que son.
Pero nunca me sentí peor que cuando yo decepcioné a alguien, 

porque hay personas a las que no debes decepcionar: a tus 

padres, a tus amigos, a Dios pero muy especialmente a ti. 

Hace tiempo me sentí decepcionado por mí, porque tal vez 

no era la mejor persona del mundo, que había cometido 

errores, había tenido tropiezos y fracasos pero aprendí que 

son parte de esta vida, que no debía de sentirme decepcionada 

de mí misma y mucho menos perder la Fe en mí porque si yo lo 

hacia las demás personas se sentirían así conmigo.
Descubrí que la razón por la que me sentía así era porque no 

había actuado con el corazón y me había dejado guiar por 

otras personas muy ajenas a mi vida y a lo que soy. 

Que debía valorarme y seguir adelante y seguir mi corazón, que 

hacer lo que siento es la única forma de jamás decepcionarme de 

mí y de decepcionar a los demás.
Aprendí cual es la verdadera receta contra las decepciones: Sólo 

tienes que creer en ti y hacer lo que tu corazón te dicte porque 

siempre acertarás. Aprende a quererte a ti, así como quieres a 

los demás, con defectos y virtudes; tal y como eres. ¡Dile no a 

las decepciones y actúa con el corazón!..

DECEPCIÓN DE AMOR..
Hay cosas de la vida que nunca se podrán entender...

Y por más que pase el tiempo solo van a quedar en tu mente...


Y en el recuerdo de lo que pudo haber sido…
Te conocí sin imaginar que te iba  a amar demasiado; pero al 

paso del tiempo, cambió tu sentir y sin pensarlo destrozaste 

a mi pobre corazón...
Fue entonces que entendí que todas las cosas que vivimos, ese 

amor mutuo que nos hacía vibrar, tantos besos que nos hacían 

suspirar y sobre todo el entendimiento que nos hacía razonar se 

iban a la basura sin explicación o motivo alguno…
No voy a negar que sufrí  mucho por tu ausencia y que mis 

pensamientos no paraban de llamarte para que regresaras… 

Fueron varios días muy tristes,
dejando que mi alma vagara en el olvido total ya que mi 

corazón no entendía razones porque lo único que quería era 

amar…
Ahora me doy cuenta y no me arrepiento de haberte querido 

tanto porque siempre he querido así y tal vez tu partida fue 

un aviso para pasar a algo  mejor; Lo único que sé es que 

por siempre estarás en mi corazón porque te quise como 

nunca antes lo había hecho y tu recuerdo quedará en mí

como siempre lo sentí, como un sueño muy bonito del que 

acabo de despertar…
Pero la decepción no es una derrota, es el principio de un

 aprendizaje que espera sea asimilado...

Que las decepciones, el dolor, la tristeza o el odio, no 

sean parte de tu vida, ya que lo negativo no te deja 

avanzar y ser feliz...

Ten siempre presente que mientras creas en tus 

capacidades, te ames tal  cual eres y tengas fe en Dios...

Tu vida puede ser más feliz.

Google+ Badge