CON CARIÑO PARA TI.

jueves, 26 de enero de 2012

CARTAS DE AMOR. AHORA QUE NO ESTÁS. ¿COMO TE OLVIDO?



Cada día es igual, no te puedo olvidar dime que me hiciste en el corazón que no te puedo sacar.
Sueño contigo si duermo y despierto, veo tu rostro en cada lugar hablar de ti es hablar de mí tu eres mi bien y mi mal.
Y lo peor de todo es que me siento tuyo a nadie más me puedo entregar porque cuando quiero entonces, pienso en ti.
¿Cómo te olvido?, dímelo como se saca tanto amor de un corazón que un día se enamoró y que jamás aprendió como se olvida.
¿Cómo te olvido?, dímelo es una emergencia, ya no puedo mas si al menos sintieras tú, lo que yo siento por ti
te lo explico mejor, te necesito.

¡Dime como te olvido!
¡Dime como te olvido!
Que ya no puedo más.


Una noche más, me oculto detrás de la luz del alba.
Me encierro en la oscuridad entre suspiros y sollozos.
Necesito buscarme y encontrarme entre los escombros,
que una vez me alejaron amor mío de tu morada.

¡Oh alma despiadada! no me hagas víctima de tu juego,
porque ésta noche me encuentro perdida y tan solitaria.
Hoy más nunca necesito decirte mi plegaria,
para ser luz divina entre las sombras de mi tormento.

Te busco y no te encuentro, te llamo y no estas a mi lado
Sólo me queda una ilusión desfallecida,
porque con tu partida amor, mi alma quedó entristecida
y ahora sólo te llamo en mi llanto desolado.

Perdóname alma mía por haber perdido al amado,
Por haber sido yo quién dio la despedida que se tornó inefable.
Sé que te perdí y de eso yo me siento muy culpable,
porque me he dado cuenta cuánto te he amado
y cuánto te he necesitado.

¿Por qué sí siempre he sido tuya me olvidas y me dejas?
¿Por qué al buscarte la angustia se vuelve un puñal en mis venas?
¿Por qué cuando vienes te cierro la puerta
y cuando la abro, tú ya no te encuentras?,
Pero dime mi amor, sí sabes de mi angustia
y… ¿acaso tú no te quejas?

¡Oh alma desesperada! no me hagas caer en desvarío,
por saber que lo perdí, sí tanto lo amé
y siempre lo busqué, pero nunca lo encontré.
Ahora amor, dime por qué hoy la noche se ha ido
Y con ella tu también has partido.


Rosa Neftalí


Las sensaciones de un quiebre, de un adiós,  son motivos, son inquietudes, son falsedades, son tristezas,  que desea tu mente crear que las sensaciones no sean receptivas y precisas para elevarte o pegarte al piso.
Amas a alguien aunque no esté? aunque no lo veas, aunque no lo sientas, aun cuando existan murallas de por medio que te aíslen y te alejen? cierra los ojos... respira profundo.. y conduce una secuencia de imágenes nítidas, transparentes e impulsivas acerca de esa situación que día a día no te permite dormir, no te permite olvidar, no te permite estar..
Abre la ventana del ensueño y recréate en su jardín, recuéstate en el lecho de la ensoñación, y flota en el ambiente inexistente del sentir, moldea suave y profusamente una imagen, un ser, una esperanza, una alegría, una ilusión, es fuerte cuan pesada somnolencia, es furtiva cuan suspiro enamorado, es versátil como aroma en primavera, o lejana como el horizonte sin fin, deliciosamente dulce como la miel de unos besos, como el calor de unos brazos, como la tibieza de un ser, como el pasado que se fue furtivamente entre los años y el recordar que ya no está, pasa el tiempo... los momentos.... las horas y cada día es más lejano el ayer.
 María Salamanca


En nosotros mismos hay una gran fuerza capaz de ayudarnos a salir de nuestros propios problemas.
Querer alguien que no te quiere es como intentar volar con un ala rota.
Valórate por lo que eres, esa es tu verdadera fortaleza.
"Nunca dejes que un momento malo o triste te traiga un hermoso día abajo... recuerda siempre, que siempre te espera algo bueno... para qué te sirve estar feliz y que ese buen momento llegue ahí mismo... no te darías cuenta de lo mejor que te espera..."
“Con la culpa, te fijas en sucesos pasados, y con la preocupación, gastas el valioso presente obsesionándote por algún suceso futuro.
“Sólo los fantasmas se revuelcan en el pasado, explicándose a sí mismos con descripciones basadas en sus vidas ya pasadas. Tú eres lo que eliges ser hoy en día.
Elije ser feliz, sin ataduras, sin remordimientos, sin odio y sin rencor.
Elije ser feliz, amándote tu y amando a Dios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Google+ Badge