CON CARIÑO PARA TI.

martes, 21 de junio de 2011

CARTA DE UNA SEPARACIÓN DOLOROSA, UN ADIÓS SIN VUELTA.



No des vueltas al pasado, pues no lo puedes cambiar, que no te agobie el futuro, pues no sabes si llegará, disfruta del presente, no lo dejes escapar, porque cuando se vaya, jamás volverá.


MI PASADO,MI PRESENTE Y TU.

Yo quisiera entender tantas cosas, prever para no sufrir y poder apartarme del tiempo como si aquello fuera posible. Tan sólo ahora puedo sentir el roce, la música, el canto de mi piano en esta habitación tan clara y tan oscura. Mi pesar, el decaimiento se hace palpable con cada respiro, en mi aliento yace la tristeza y la agonía de un tiempo anterior que jamás dejé ir y que revivo una y otra vez. Vivo aferrada a mí yo pasado, vive conmigo mientras ese yo re-vive pensando en lo que ya pasó, en lo que me pasó.

PARA QUE UN AMOR PASADO NO TE LASTIME DE POR VIDA, CONSERVALO COMO UN RECUERDO HERMOSO, MAS NUNCA COMO UNA POSIBILIDAD, PORQUE SI LO HACES NUNCA PODRAS SER FELIZ... NUNCA TE AFERRES A NADIE VIVE, DIFRUTA Y SE FELIZ
ALESSANDRO MAZARIEGOS



Aún puedo ver a mis espaldas ese día, esa hora. Mi yo pasado sonreía al verte, es la única sonrisa que recuerdo de mí yo pasado, porque para mí pasado ya no existen otras sonrisas anteriores, se encargó de culparte de su última sonrisa y de su única razón de pena, razón a la cual se aferró hasta el punto de abatirse terriblemente por ti.
Y aquí estamos, yo en mi viejo piano tocando la canción más triste que pueda porque así logro traerte a mí, como logro traer mis recuerdos, y miro aquella escena donde mi pasado sonriente te abre la puerta y tú entras con la sonrisa que despierta mi sonrisa, mi sonrisa pasada. Te posas a un lado de la ventana y tu sonrisa desaparece de tu rostro, me hablas, me dices muchas cosas que ya ni recuerdo muy bien, lo que más recuerdo es que fue la conversación más triste del mundo.

Amé tu pasado, pero tú cambiaste tu presente y ya no me encuentro en tu futuro…
ÁNGEL HERNANDEZ HUERTA



Por donde llegaste, te fuiste y me dejaste allí sin comprender nada, volteé y ya no estabas, volteé y él se fue. Corrí hacia el mueble y lloré desconsoladamente y aún lloro mientras toco el piano, lloro sin lágrimas porque se me acabaron ese día. Detengo bruscamente la música al golpear el piano una y otra vez con fuerza, con coraje. Y al levantarme de mi asiento, allí veo a mí yo pasado seguir sufriendo en el viejo mueble del lamento.
Intento entonces consolar a mi pasado diciéndole que pare de tanto sufrimiento, y me responde que eso es lo que es: sufrimiento, le replico diciendo que no, que mi pasado soy yo y me dice entonces que eso es lo que soy: un sufrimiento con corazón. Me quedo perpleja, había una parte de mí que me decía que yo tenía un corazón que sufría pero que yo no era un sufrimiento en sí, más dudaba de aquello al ver a mí yo pasado, mi pasado sí era de un sufrimiento en sí mismo.

Borra el pasado para no repetirlo, para no tratarte como te trataron ellos; pero no los culpes, porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas.
FACUNDO CABRAL


Mi pasado dejó de mirarme a los ojos pero no se apartó de mí. Aún se podía escuchar la melodía impregnada en la habitación y volvía una y otra vez el recuerdo de tu adiós. Y te culpé, porque si mi pasado era un sufrimiento ahora y por ende yo, eso había ocurrido por tu culpa, porque me convertí en lo que tú quisiste que fuera. Me convertí en lo que provocaste, una lágrima, un lamento.
Entonces alguien tocó mi puerta. Mi pasado dio un salto y su corazón se aceleró, se preguntaba si eras tú que habías vuelto porque el pasado vive del ayer, del ayer donde tú estabas y me decías un te quiero. Mi pasado pensaba en términos del ayer, quería que todo fuera como ayer y por eso se rehusaba a mirar los ojos del hoy. Yo no esperaba nada y aún así te esperaba, mi yo pasado, y mi yo presente, tenían una visión bastante común.

Cuando regreses no hallarás siquiera vestigios del pasado. En el parque los cisnes se murieron y en mi boca tus besos se borraron.
LAURA VICTORIA


Me levanté y abrí aquella puerta, mi pasado corrió detrás de mí, y allí les vimos: un yo y otro yo más. Uno con una expresión más neutra y otro con un rostro de pasado. Les invité a pasar pero el yo nuevo con cara de pasado me dijo que no podría pasar sino hasta mañana, a la llegada del futuro y que entonces se quedaría para no irse. Pero entonces el otro yo me dijo que eso pasaría siempre y cuando yo lo permitiera, y no comprendí.
- Yo mañana seré como yo hoy decida que sea. Yo pasado anuncia un lamento de algo que no quería que pasara, y gracias a eso se convirtió en la tristeza que es pero yo pasado no tiene forma de razonar más allá del ayer, sólo yo presente puede hacerlo y puede darse cuenta que si bien el hecho de quedarse sola fue la causa de su desolación, no es lo mismo estar en sufrimiento que ser un eterno sufrimiento.
Si yo pasado controla, yo presente será controlado y yo futuro no será otra cosa distinta. Yo pasado no tiene la fuerza ni voluntad para dejarte. Pudo haber sido causa de quien eres hoy, el pasado en parte es responsable de tu hoy, pero sólo tu hoy será responsable del mañana que aún no nace por tanto el mañana no tiene rostro. Yo futuro puede ser como lo ves en mi rostro, neutral donde tú decidirás cómo será o puede tener la cara del ayer siendo el mañana -.
CIERRA LA PUERTA DEL PASADO PERDONANDO, Y DEJA PASAR SOLO  LAS ENSEÑANZAS QUE TE DEJARON.
ELÍAS VERGARA.


- ¿Cómo puedo tomar las riendas de mi vida? ¿Cómo hago para tener la oportunidad de decidir cómo seré mañana? -.
- Empieza con quitarte el peso de tu pasado y su tristeza, dile que se vaya con el futuro que él quiere crear y a partir de allí serás libre para decidir cómo quieres ser hoy, como quieres ser ahora, entonces tu futuro comenzará a escribirse porque tu futuro comienza a partir del hoy.

Yo futuro sólo tendrá la cara de yo presente, yo presente es el responsable de elegir cómo enfrentar la vida, si con la cara del yo pasado o su propia cara -.
EL PASADO YA FUE, EL PRESENTE SE VA, VIVE FELIZ  INICIANDO EL FUTURO.
ELÍAS VERGARA.


Era difícil para mí aquello. En las puertas de la habitación de mi vida estábamos: lo que fui, lo que soy y lo que podría ser a partir del camino que tomara. Despedirme de mi pasado era impensable, a mí yo pasado le debo lo que soy hoy. Mi yo pasado seguía mirando con su cara de tristeza y esperándote a ti, porque nunca dejó de esperarte ni un instante. Se fue a sentar en el mueble del lamento.
Yo me quedé sin saber qué hacer, mientras los yo del futuro seguían en la puerta esperando entrar en algún momento.
Fue entonces que me acerqué a mi pasado y me senté a su lado.

- Él no volverá -.
- ¡Cállate! -. Me dijo. Mi yo pasado se negaba el mirar los ojos del hoy. Le abracé y lloramos. Te culpamos, dijimos que había sido mentira el mundo papel que construiste y que tan sólo quedo de él las cenizas de otro tiempo. Con amor le dije a mí yo pasado que debía irse, se negó, me rogaba pues no quería quedarse atrás, estar sola. Mi pasado quería quedarse conmigo y yo, no lo negaré, quería quedarme con mi pasado porque si bien tendría una razón constante de tristeza, ya conocía mi pasado y no quería dejarlo ir.


DEL PASADO GUARDA SOLO LOS BELLOS RECUERDOS ,  VIVE EL HOY COMO SI NO HUBIESE UN MAÑANA.
ELÍAS VERGARA.


Mi pasado se resistía y yo dudaba de dejarlo, hasta que tomé a mi pasado y lo puse en la puerta junto al yo del mañana con cara de ayer, les pedí que se fueran y cerré la puerta. Me sentí más sola, me había acostumbrado a vivir con mi pasado y en el pasado, ya no tenía a qué aferrarme.
Dudé, pensé en abrir nuevamente la puerta pero si lo hacía debía estar consciente que cargaría con mí yo pasado y mi yo futuro que era exactamente igual al primero, ya no era una carga sino dos, no podría con un pasado de sollozos y lamentos y un futuro que me deparaba lo mismo.
Me senté a llorar en el mueble del lamento. Tú me habías dejado, me sentía tan vacía, dependía de ti totalmente.

¿Por qué me habías dicho que te importaba y me habías dejado en agonía un momento después? Te odiaba y al mismo tiempo te necesitaba, quería vivir como antes de ese día, quería que todo estuviera bien y me quedaba pensando en esos instantes contigo, sólo en eso pensaba. Lloré tanto por ti que me dormí entre tanta tristeza. Me despertó el sonido de la puerta. Abrí y mi yo pasado estaba allí, porque el pasado siempre llama a la puerta. Y la cerré. Había decidido dejar el pasado atrás. Dejé de llorar, dejé de esperarte.
APROVECHA LA SOLEDAD, PARA DISFRUTAR DE TODO LO HERMOSO QUE HAY A TU ALREDEDOR.
ELÍAS VERGARA.


La puerta volvió a sonar, pensé: Es el pasado que siempre quiere regresar y no me equivoqué, aunque no conseguí a mí yo pasado esperarme en la puerta sino a ti. Me dijiste:
Volvamos atrás, volvamos a empezar. Si hubieras visto mi pasado sabrías cuánto lloré, si lo hubieras visto, no tendrías la menor duda de que te esperé, pero has llegado tarde pues para salvar mi presente, tuve que enterrar mi pasado y así poder construir un futuro. Yo no merecía llorar tanto y aún así lo que recuerdo de mi pasado, es un eterno llanto. Me pides volver atrás, no sabes qué significa volver allá. Volver a empezar, eso hice cuando te dejé atrás.
PARA SER FELIZ SONRÍE, PARA SENTIR AMOR AMA Y CONTAGIA AL MUNDO  CON TU SONRISA Y CON TU AMOR Y TODO LO QUE ENTREGUES VOLVERÁ A TI MULTIPLICADO.
ELÍAS VERGARA


Mi pasado aún anda vagando esperando tu amor, mi yo presente ya te olvidó. Y a ti sólo me queda decirte adiós,
por el bien de los dos…

Waldylei Yépez
ABRE LAS PUERTAS DE TU CORAZÓN A DIOS, Y ENCONTRARÁS CONSUELO, AMOR, PAZ Y PROTECCIÓN.
ELÍAS VERGARA







viernes, 17 de junio de 2011

viernes, 10 de junio de 2011

CARTA DE DE CONNY PARA SU PADRE, CON AMOR EN SU DÍA.



Cerca está el día del padre...
y soy conciente que frente a ti no podré decir todas estas palabras, estará la familia reunida, por eso, las escribo con todo el cariño, al "primer amor de mi vida".
Papito, por ti siempre mi amor, a ti, mi sentimental hombre, que aprisionaba sus lágrimas en unos ojos rojos, llenos de emoción, cada vez que yo sufría una desilusión o un fracaso, y desahogabas esa pena regando tu jardín; así entendí que el varón sufre tan igual que la mujer, pero le es negada expresar, por quién sabe que lógica, su dolor. Tu niña terca, esta que podía ponerse el overol para que no sintieras la ausencia de un hijo varón. Sí , gracias a ti, que aprendí las labores donde se necesita la habilidad de un hombre, puedo ser tan mujer y hacerlas lograrlas perfectamente.

Gracias, a ese primer libro... "La cabaña del Tío Tom", gracias a aquel... álbum envuelto en cuero repujado, donde tus poemas estaban manuscritos con tinta líquida, en cartulinas de colores, con imágenes curiosamente creadas... y padre mío, me preguntas, ¿por qué escribo? ¿por qué ésta necesidad, de expresar mis sentimientos entre líneas y sentirme más locuaz así?... Pues... todo empezó allí.
Como ha pasado el tiempo, tu niña se transformó en una dama con hogar e hijos, y si me enamoré más de una vez, nunca dejé de ser aquella Electra, para conservar el amor hacía su padre, con ferviente admiración, al héroe de mi infancia, al gallardo varón de mi adolescencia, al padre protector y amigo de mi juventud. El ejemplo de hombre y padre, al enamorarme... teniendo conciencia, que no todo es perfección, que no todo es color rosa, que es tan bello amar con defectos y virtudes, sin cobardías en las tempestades, siempre construyendo los mejores días. Que un hombre y una mujer merecen todos los derechos, y tienen ambos las mismas obligaciones, no siendo iguales, siendcomplemento, porque son dos mitades de una unidad.

Mi madre y tú, a quienes debo todo lo que hoy soy, la fuerza que vi en sus acciones, es modelo para mi propia fuerza en mis dolores y camino. Erguido tu siempre, con tu mirada amistosa, a pesar que los años ya han dejado mella en tus ojos, sigues siendo el primero por encima de cualquier sentimiento. Tú sigues sujetando mi mano, como lo hacías cuando niña, cada vez que sientes que lo necesito, en cada cosa que hago, tus sabios consejos siempre recuerdo, están aquí presentes.
Esa caricia en la cabeza tan fugaz, si acaso el respeto a tu hija no te permitía expresar más cariño. Pero ¿sabes?, recuerdo tanto la colonia en el pañuelo cuando afiebrada no iba al colegio, la manzana en la guantera del carro para que en partes iguales sean comidas por tus hijas... hay tantos, tantos detalles en tu forma de educarnos, especial hombre único... mi padre.
Si el concepto de respeto quedó en mi mente, nació en tenerte en mi vida. Gracias por ser mi padre, gracias por decirme tu hija, por todos estos años que debo a la vida y a Dios de conservarte aún conmigo, mil bendiciones derrame  Dios, y guíe tus pasos hasta el último día.
Siempre serás un ganador, un líder y el mejor padre del mundo.
Gracias por el cariño, los valores y porque siempre has estado presente.
  
Gracias papá por existir y por ser la maravillosa persona que has sido siempre.
QUE EN ESTE DÍA TAN ESPECIAL, COMO ES EL DÍA DEL PADRE DESEO QUE DIOS DEJE CAER SOBRE TI AMOR Y FELICIDAD POR SIEMPRE.
CONNY.



ADOLESCENTES Y MÁS.: LOS SUEÑOS SON UNA PUERTA QUE SE ABRE PARA HACERLO...

ADOLESCENTES Y MÁS.: LOS SUEÑOS SON UNA PUERTA QUE SE ABRE PARA HACERLO...: "Los sueños no son para los que duermen, sino para los que tienen la valentía de luchar por ellos; Dios nos da muchas oportunidades para re..."

Google+ Badge